Quién toca la puerta?

Envidia / Envy: Wanna Be

"Cuando era pequeño mi mamá solía decirme que nunca abriera la puerta a extraños"

Algunas veces esa extraña sensación que te hiela los huesos y sube a través de la médula espinal se apodera de tu cuerpo, y por más que intentas moverte no lo logras, como el momento en el cual te asomas al borde del precipicio, justo en ese momento solo deseas cerrar los ojos e imaginar que nada de lo que parece haber causado tal reacción tan si quiera existe...

"Pero un día que estaba solo, y la tocaban insistentemente no resistí la tentación"

La tentación de probar labios prohibidos, de palabras que parecieran ser duales, tergiversarse, y perder significado a medida que pasan los días, pero al mismo tiempo causan un sentimiento de satisfacción, como el que se siente al ser abrazado por tu madre el día en el que el mundo se te derrumba, cuando no ves la salida del laberinto, aunque solo sea porque las lágrimas no te lo permiten...

"Y aunque no era lo suficientemente alto para llegar al ojo mágico y observar quién tocaba, me arriesgué"

Así como el que se arriesga al momento de escoger el amor de su vida, como aquel que sella en tan solo dos palabras el destino de su vida, un simple "te amo", y el candor de otras pieles desaparecerá (y esto si es que acaso la palabra fidelidad toma algún significado, valga la pena acotar), el sabor de otros labios se tornará insípido, y las miradas que antes servían para explorar rápidamente la psique de los amantes, ahora serán el cofre donde se guardan hermosos momentos de almas gemelas fusionándose.

"Al abrir la puerta, me encontré con mi peor pesadilla"

Y en un chasquido, aquella utopía de metas inalcanzables se resquebraja, como un corazón débil azotado por años y años de preocupaciones, emociones fuertes, pero sobre todo ilusiones que no llegan a nada, vanas, fantasías que se tornan en frustraciones de una vida, que pudo ser pero no será, a tu lado, o no, siguiendo las reglas de la sociedad o transgrediendolas, dejando de pensar que las opiniones de los demás son válidas, irrespetando ideologías, aplastando patrones, acabando con la rigidez de aquellos que no pueden ver más allá de su nariz.

"Dejar de ser yo..."

"Por eso siempre recuerdo, que cuando era pequeño mi mamá solía decirme que nunca abriera la puerta a extraños"

Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Sandum ha dicho que…
Excelente analogía... Fuera de ese mensaje implícito, puedo decir que todas la veces que no le hice caso a mi mama paso exacto lo que ella temía... Así que deje de desobedecerla jajajaja
:( yo quiero seguir fantaseando con que algún día alguien me amará de verdad y yo amaré de verdad y todo será rosa (aunque parezca gay) y todo será bonito y bla bla bla... bonito dentro de lo feo, claro está.

Saludos amigo :)
Anónimo ha dicho que…
¿Quien toca la puerta?
¡Yo soy señoray!
¡Vengo a despedirme!
¡Mañana me voy...!
(Coplas de mi tierra)
lo prihibido es tan deseado....
y el deseo es el principio de la locura
y la locura de la muerte...
ÓNIX ha dicho que…
No hay nada más interesante que arriesgarse...

Tal vez tras la aventura de vivir al margen de las reglas, rompiendo con cada esquema, cambiando cada patrón y paradigma a veces trae como consecuencia no sólo salir de la monotonía, sino encontrar personas que al igual que nosotros, por mucho tiempo permanecieron ajenos a vivir nuevas emociones y decidieron dar el gran salto...

Me gusta tu post... y el blog tambien me resulta atractivo...

Es interesante encontrar gente de mi pais en medio de un universo tan amplio como la blogosfera...

Saludos, te invito a visitar mis humildes espacios:

http://losdesenfocados.blogspot.com

http://ununiversodeideas.blogspot.com/

Entradas populares